e-fullfilment y dropshipping: ¿Cuál es mejor?

Muchos os preguntaréis cuál es la mejor opción para montar un negocio online en el día de hoy. Pues bien, comparamos dos modelos muy similares que hacen dudar sobre qué es lo mejor que puedes aplicar a tu negocio. Te describimos ambos tipos de negocio online ¿Cuál ganará?

E-fullfilment

A groso modo, podemos definir este tipo de logística como el período de tiempo existente entre un cliente y un proveedor cuando este último tiene que cumplir con todo lo acordado. Aquí entraría todo lo referido a las entregas, las calidades, los plazos acordados, garantías pactadas, sistema de incidencias, etc.

Es, actualmente, muy recomendable para todo tipo de negocio e-commerce dedicado a la compra-venta, ya que puedes controlar todo el proceso de compra realizado en tu tienda online. El secreto de este tipo de logística es la optimización máxima, ya que nos permitiría alcanzar la máxima calidad y satisfacción de los clientes.

Amazon pone en práctica esta técnica y no hace falta que os diga los resultados.

Dropshipping

Digamos que el dropshipping consiste en una modalidad de venta, en la cual el minorista ni tiene, ni guarda los bienes, sino que es el mayorista quien dispone de ellos y se encarga de su envío. El minorista tiene que desarrollar la labor de atención al cliente, como la que ejerce cualquier comercial.

Hay varios tipos de dropshipping y de dropshippers, es decir, los proveedores dropshipping. Sin embargo, este tipo de logística te obliga a estar bajo una relación de dependencia, posicionándote como la parte débil de la relación particular-proveedor. Esto último, no nos gusta demasiado, como tampoco nos gusta no disponer del stock, aunque también tiene sus ventajas.

La relación dropshipping tiene eficacia inter partes, es decir, son las partes quienes acuerdan el tipo de relación que quieren tener, las condiciones, los márgenes, etc. En este sentido es muy positiva, pero es negativa en otros aspectos.

Conclusión

El e-fullfilment te otorga mucha mayor independencia y autonomía que el dropshipping, pero también te otorga más riesgos y responsabilidades. Por otra parte, el dropshipping no te obliga a desembolsar mucho capital al inicio del negocio, pero si te tendrá contra las cuerdas cuando tengas que cumplir unas ventas determinadas para conseguir rentabilizar el negocio.

Cada uno tiene sus aspectos negativos y positivos, así que el mejor consejo es que elijas el que más se adapte a tu forma de hacer las cosas.

Otros articles que te pueden interesar:

  1. Employer Branding cómo sistema de funcionamiento
  2. Top of Mind, la batalla por el territorio de tu mente
  3. ¿Miedo a emprender online?